jueves, 6 de enero de 2011

Anonymous

Llego bastante tarde, se suponía que esta entrada iba a escribirla hace una semana y pico peeeero...
Bueno, el caso es que leyendo este otro blog retomé una idea que ya me rondaba por la cabeza cuando la historia aquella de Anonymous. Si os movéis un poco por la red ya los conoceréis pero para los que no se trata de un grupo de gente que se dedica a algo que en algunos medios empiezan a llamar guerrilla cibernética. Lo único que une a la gente es en principio la ideología ya que sus actuaciones más sonadas han sido para defender la neutralidad de la red. Por lo demás no tienen estructura ni dirigentes, ni siquiera integrantes fijos. Cualquiera puede sumarse a las actividades que lanzan. Cualquiera que se sienta identificado con los ideales es un anónimo en potencia. No voy a contaros todo lo que han hecho porque eso lo podéis leer mucho mejor escrito en cualquier sitio, desde la Wikipedia hasta en El País.
Lo que me interesa es el motivo por el cual una iniciativa que surgió en un foro ha tenido tanta repercusión y ha crecido de manera exponencial hasta llegar a ser un fenómeno a nivel mundial.
La ideología es la explicación más evidente, la neutralidad de la red es algo que atañe a todos los internautas. Pero todos los días vemos como surgen nuevas medidas legislativas que coartan libertades algunas de las cuales nos afectan de manera más cercana incluso que Wikileaks y la red. No hace mucho se convocó una huelga general por una reforma del gobierno. Y sin embargo estoy convencido de que los quienes han participado de las iniciativas de Anonymous no en demasiados casos fueron a las manifestaciones o mandaron emails a los diputados. Me podréis decir que estas son afirmaciones gratuitas ya que evidentemente son anónimos, sin embargo teniendo en cuenta el nivel de crecimiento y los medios que utilizan únicamente puede estar formado por eso que llaman nativos digitales. Dicho de otro modo, gente joven que pasa un montón de horas en Internet (mea culpa). Y los datos de afiliación de gente joven a partidos y sindicatos tradicionales no son capaces ni de lejos de crecer tanto en tan poco tiempo o lo que es más importante, con el nivel de implicación de los militantes que tienen los que participan en Anonyous al realizar actividades en el límite de la legalidad.
Y es que creo que el factor fundamental del crecimiento de Anonymous no son las ideas que defienden, ni siquiera los medios (aunque la idea del software que utilizan para los ataques DDOS es algo realmente brillante), sino la imagen que proyectan.
Como decían en alt1040 el mundo de 2010 es cyberpunk, y aunque nunca antes hayas escuchado el palabro ese has visto (o al menos conoces el argumento) de películas como Matrix, V de Vendetta, Blade Runner o libros como 1984, Un Mundo Feliz y un largo etcétera. Eso es cyberpunk. El sistema omnipresente y opresor y el héroe que se rebela y lucha. Y lucha no como lo hacen el resto de personas que habitan en su realidad, sino que trata de romper el sistema comportándose de una forma nueva que el sistema no tiene prevista. Por eso Anonymous es lo que es, porque es una historia de cyberpunk real, una nueva forma de luchar contra el sistema: en Internet, donde todavía no todo ha sido controlado. Para comprobarlo no tenéis nada mas que hacer una sencilla búsqueda en Google imágenes escribiendo Anonymous, las imágenes son de la máscara que utiliza el protagonista de V de Vendetta o un señor con traje sin cara con lemas como "Soy anónimo, somos legión". Es exactamente eso lo que engancha a la gente, el sentir que estas participando de una de las revoluciones que nuestra mitología moderna nos ha enseñado a través del cine y la literatura.
Siento ser un poco pesimista, pero no creo que los de Anonymous vayan a lograr cambiar el sistema. Como mucho defender el pequeño reducto del ciberespacio. Todavía las revoluciones se hacen saliendo a la calle, y si no mirad a Túnez. ¿Vosotros que opináis? Que este tema tiene miga ;)

Edito: horas después de publicar la entrada El País publica un reportaje sobre el tema (claramente me han saboteado :), si os ha interesado os lo recomiendo encarecidamente ya que arrojan datos como la edad media de los integrantes (que concuerda con la que yo les suponía) o la cantidad de los mismos que participan en algunas de las actividades.

3 comentarios:

Virginia dijo...

Pues precisamente hoy me he encontrado ésto sobre Anonymous en rebelion.org:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=120562

La verdad es que no le quito la razón al artículo, da que pensar.

Yo tampoco creo que iniciativas como las de este grupo logren gran cosa, aparte de hacer ruido momentáneamente. Internet es una herramienta maravillosa de comunicación, prensa alternativa, etc... pero las cosas se siguen cambiando ahí fuera, como bien dices.

En el fondo, el problema que subyace en este país es la gran falta de cultura política. Todavía no nos acabamos de enterar de que si estuviéramos unidos de verdad, en torno a cualquier partido político que representara nuestros ideales, muchas cosas sí podrían cambiarse en serio. Pero claro, lo de Internet es más cómodo, y si a eso le unimos el ritmo de vida estresante que nos obliga a llevar el propio sistema y que no nos deja tiempo ni para organizarnos... (aquí entono un "mea culpa" porque yo tampoco me muevo demasiado, pero últimamente estoy trabajando en ello, jeje). En fin, que así nos va.

Saludos! Y perdón por el tocho ;)

Paco dijo...

Estoy de acuerdo con los de rebelión.org. Para cambiar algo hay que abrir páginas web, no cerrar las que no nos gustan. Y también estoy de acuerdo contigo en la falta de cultura política, pero los políticos en España... en fin, eso quedará para otra entrada más adelante jejeje.
¿Alguien joven con iniciativa política? Eres una "rara avis" (en el sentido positivo de la expresión claro xD).
Pd: los comentarios son siempre bien recibidos sin importar la extensión ;)

Baluar dijo...

¡Salud!

Yo recelo un poco de este movimiento.

El artículo de "El País Semanal" me pareció muy bueno y esclarecedor. Bueno, porque explicaba algo que ya me imaginaba cuando supe de él: esta gente hacen movimientos "ad hoc", es decir, comenzaron a moverse, en sus inicios, contra la Cienciología. Es más, uno de los activistas de Anonymous había pertenecido a esta secta. Tras el "affaire" Lassange, comenzaron a atacar a páginas web. A partir de ese momento, cuando aparecieron en los "mass media" siguieron los ataques.

Fue esclarecedor porque me pareció un movimiento tan "espontáneo", dudo que sea espontaneo sin más, que desaparecerá tal y como nació. ¿Repercute demasiado que se tire la página del PSOE, del PP o la del Gobierno de Venezuela? Realmente, no. Lo más claro es que tanto el PP como el PSOE se han coaligado para aprobar la "Ley Sinde" como para enrocarse en posturas proteccionistas e interesadas como es la de derogar la propuesta de IU-ERC-LV con la que se dejaba de pagar la pensión a los ex diputados. Los ataques virtuales son eso, virtuales y como movimiento están muy bien, pero como repercusión material, del Mundo Real, no tienen gran relevancia. Las manifestaciones son sólo eso, manifestaciones, a saber, ejemplos de las manifestaciones cívicas contra la última guerra de Irak (si es que aún ha terminado) o la huelga del 29-s. Están muy bien, hay que hacerlas, pero se quedan todas en el papel (lo digo por conocimiento de causa: cuántas manifestaciones de agricultores he conocido desde que tengo uso de razón y cada vez vamos a peor), no son vinculantes.

Para terminar (cómo se nota que no tengo ganas de hacer trabajicos ni de estudiar) tengo que decir que el movimiento este, a pesar de lo dicho anteriormente, me parece positivo que exista, pero siempre y cuando sea realmente independiente, espontáneo y sin cabeza (es la esencia del anarquismo, pero aun así, recelo).

En cuanto a lo de la cultura política. No creo que sea culpa de los políticos nada más. Las obras de Marx, Engels, Bakunin, John Stuart Mill, Adam Smith, Rousseau, Montesquieu, Locke, Hobbes, Aristóteles, Platón o Jenofonte, perviven y pervivirán mientras los políticos no las destruyan. A ellas es donde hay que recurrir y no buscar el reflejo en un tipo cuya preocupación es mantenerse en el sitio que tiene a toda costa y a cualquier precio. Sí hay políticos a los que hay que tener en cuenta, verbigracia, Julio Anguita, por ejemplo, político que renunció a su pensión como ex diputado.

He dicho... (xD)