martes, 3 de marzo de 2009

Las células inmortales

El título suena a ciencia ficción, pero en realidad ya hace tiempo que tenemos células humanas que no envejecen y por tanto no mueren de forma natural (pero si te las puedes cargar).
Son las famosas células HeLa, y vienen del tumor que causó la muerte a Henrietta Lacks.
Eso de que sean células que no envejezcan está muy bien pero presenta un pequeño problema, se siguen reproduciendo, así que provocan tumores donde quiera que estén, así que por lo pronto no nos sirven para ser inmortales. Pero son tan útiles en los ensayos en laboratorios que se estima que hay mas células de la pobre Henrietta en laboratorios de las que tuvo ella en su cuerpo.
Ahora se usan en la búsqueda de la cura del cáncer entre otros estudios, pero gracias a ellas ya se encontró la cura a la polio.

Todo esto lo podéis encontrar en Microsiervos, pero hay una curiosa coincidencia que no mencionan: estas células se llaman así por la HEnrietta LAcks.
Pero Hela también es el nombre de una diosa nórdica.
Concretamente la diosa encargada de los muertos por enfermedad o por la vejez, y cito a Wikipedia:

La mitad derecha de su cuerpo era realmente hermosa, pero la mitad izquierda de este era igual al de un cadáver en putrefacción y de él despedía un olor nauseabundo. Se cree que Hela se representa así por como es vista la muerte por los hombres.

El nombre le viene que ni pintado a las células, ya que cualquiera podría pensar que la diosa tenía un tumor. Curiosas coincidencias.

3 comentarios:

elapartamento dijo...

Si esto funciona habrá que buscar nuevas formas de matarnos xD.
Otro asunto de celucas que he escuchado hoy: una empresa estadounidense ofrece a padres la posibilidad de seleccionar genéticamente a hijos para que sean rubios con ojos azules,a Hitler le hubiese encantado estos chismes, lástima lo de su muerte...

Paco dijo...

No, si este tipo de células es inviable para lograr la inmortalidad: o se reproducen y como no se mueren la liamos o no se reproducen y entonces cada vez que te pase algo despídete de ese trozo, ya escribiré en algún momento otra entrada sobre la "inmortalidad".
También yo he leído lo de la clínica esa, y el procedimiento es simple: creamos embriones y los vamos examinando uno a uno hasta que demos con el que nos gusta, insertar en el útero y listo, ya tiene su termineitor listo para llevarselo a casa.

Paco dijo...

La clínica Los Angeles Infertility Center, de la estamos hablando ha anunciado que suspende la oferta por decisión propia ante el revuelo general. Por cierto, eso es legal en EEUU por un vacío legal, aquí en España no.
Lástima, nos hemos quedado sin nuestr@ hij@ ideal, tendremos que esperar a que venga algún señor bajito con bigote cortinilla y mala leche y al que no le gusten las narices largas.