martes, 31 de marzo de 2009

Bicho malo nunca muere

Desde Menéame llega esta sorprendete historia.
El bosnio Miroslav Miljici tenía, como tantos otros hombres de todos los tiempos, ligeras discrepancias con su suegra. Su matrimonio se rompió y culpó a la dicha suegra.
Hasta ahí todo normal, el problema llega cuando Miljici harto de su suegra la atacó nada más y nada menos que con un lanzamisiles antitanque.
Nuestro amigo no se andaba con chiquitas, así que cuando vió a su suegra salir ilesa de los escombros de la casa agarró una ametralladora y se lió a tiros.
Sorprendentemente la suegra sobrevivió con un par de rasguños y la chapuza le costó a Miljici 6 años de cárcel.
Pd: la próxima que pruebe con un matasuegras.

1 comentario:

elapartamento dijo...

jajaja, si hasta me da pena el Miljici este. por cierto todo esto me recuerda a una partida del worms